Archivo de la categoría: Mollusca

¿Sabías que tenemos dos vieiras?

Cuando uno piensa en las vieiras te pueden venir varias cosas a la cabeza: un manjar, Camino de Santiago, un cenicero…

Pues bien, los protagonistas de esos conceptos subliminales son dos especies de bivalvos pertenecientes al género Pecten (que en latín hace referencia a “peine”, y no hay mas que pensar en la forma de una peineta). Concretamente a Pecten maximus y Pecten jacobaeus.

Curiosamente, la concha de Santiago (Pecten jacobaeus) es un endemismo del Mediterráneo, es decir, no la encontraremos en el Cantábrico. Esto se debe a que el material que estudió Linneo y al cual dio el nombre de Pecten jacobaeus, procedía del Mediterráneo; Linneo cometió innumerables “errores” de este tipo. Sin embargo, la especie más difundida y abundante, es Pecten maximus, la cual sí encontramos en el Atlántico nororiental, desde Noruega hasta Canarias.

¿Cómo diferenciarlas? Fácil…

En primer lugar Pecten maximus hace honor a su nombre y los adultos son comparativamente mayores que P. jacobaeus. Pero claro, esto es subjetivo. Lo concluyente es fijarse en el borde de la valva izquierda o superior, la convexa. Veremos que dicha valva presenta una serie de costillas muy marcadas.

Pues bien, en Pecten maximus dichas costillas tienen una forma redondeada, por lo que el borde aparece sinuoso. Pecten jacobaeus tiene las costillas de forma rectangular, angulosa, así el borde lo observamos como recortado.

Pecten maximus mostrando su característico borde sinuoso en la valva convexa (Autor: José Miguel Jiménez)

Pecten maximus mostrando su característico borde sinuoso en la valva convexa (Autor: José Miguel Jiménez)

Pecten jacobaeus - Jordi Clavell BV

Pecten jacobaeus indicándose el borde anguloso, recortado que lo caracteriza (Autor: Jordi Clavell).

Así de sencillo…

Anuncios

Prueba de “visu” de Castilla y León 2015 (Palencia)

Aunque se trata de una versión provisional, hemos elaborado el listado de la fauna que creemos que cayó en la prueba de visu celebrada el pasado sábado 20 de junio en Palencia:

Spongia officinalis (PORIFERA) FOTOS

Rumina decollata (MOLLUSCA, Gastropoda) FOTOS

Rumina decollata (Autor: Jordi Clavell)

Rumina decollata (Autor: Jordi Clavell)

Perla marginata (INSECTA, Plecoptera). Adulto, especie en la que tenemos dudas. FOTOS

Myrmeleon formicarius (INSECTA, Neuroptera) FOTOS

Oedipoda caerulescens (INSECTA, Orthoptera) FOTOS

Gonepteryx cleopatra (INSECTA, Lepidoptera). Macho. FOTOS

Melitaea phoebe (INSECTA, Lepidopotera). Especie en la que tenemos dudas. FOTOS

Dasypogon diadema (INSECTA, Diptera). Macho. FOTOS

Dasyopogon diadema (Autora: Fani Martínez)

Dasyopogon diadema (Autora: Fani Martínez)

Buthus occitanus (CHELICERATA, Arachnida) FOTOS

Buthus occitanus (Autor: Jordi Clavell)

Buthus occitanus (Autor: Jordi Clavell)

Carcinus maenas (CRUSTACEA, Decapoda) FOTOS

Spatangus purpureus (ECHINODERMATA, Echinoidea). Sólo el caparazón. FOTOS

Chalcides striatus (CHORDATA, Squamata) FOTOS

Capreolus capreolus (CHORDATA, Artiodactyla). Cuerna. FOTOS

Cuerna de Capreolus capreolus (Autor: Fermín Torres)

Cuerna de Capreolus capreolus (Autor: Fermín Torres)

Felis silvestris (CHORDATA, Carnivora). Cráneo de gato doméstico. FOTOS

Llama la atención la ausencia de aves y de coleópteros. En nuestra opinión ha sido un visu, en relación con la fauna, con una complicación media-alta, con especies clásicas como Spongia officinalis, Rumina decollata, Gonepteryx cleopatra, Buthus occitanus, Carcinus maenas o Chalcides striatus, mientras que otras especies han sido seleccionadas pensando en los mejor preparados: Dasypogon diadema, Melitaea phoebe (estos grupos de ninfálidos no son sencillos de conocer de visu) o el plecóptero Perla marginata, suponiendo que se tratase realmente de esta especie.

Conclusión: acertar 7 especies de 14 no era difícil, pero incrementar esta ratio parecía reservado para aquellos mejor preparados. Espero que éste sea vuestro caso.

Charonia lampas (Linnaeus, 1758)

Charonia lampas

Charonia lampas (colección propia)

Esta preciosa caracola, que ha caído en varias ocasiones en el “visu”, pertenece a la familia Ranellidae, dentro de la cual encontramos algunas de las conchas de mayor tamaño existentes, como Charonia variegata, que puede alcanzar hasta medio metro de longitud.

Estas conchas han sido utilizadas tradicionalmente como trompetas haciéndoles un pequeño agujero en el ápice y soplando fuerte a través del mismo.

Este mismo uso, con un sonido más discreto si queréis, se le ha dado también a las dos especies mediterráneas existentes: Charonia lampas y Ch. tritonis.

Los ranélidos poseen todos conchas robustas, de espira alta y abertura porcelanosa con un labio externo calloso, a menudo dentado y suelen presentar un grueso opérculo córneo.