Archivo de la categoría: Arthropoda

Antepipona cabrerai (Dusmet, 1909)

Esta pequeña avispa alfarera, Antepipona cabrerai (Dusmet, 1909), fue descrita originalmente por el notable entomólogo José María Dusmet Alonso (1869-1960) como Odynerus cabrerai Dusmet, 1909. Se la dedicó a otro gran zoólogo contemporáneo suyo, Ángel Cabrera Latorre (1879-1960) más dedicado al estudio de los mamíferos. Sin duda ambos vivieron esos años dorados de la investigación zoológica española que coincidió también con la brillante dirección del Museo Nacional de Ciencias Naturales de la mano de Ignacio Bolívar y Urrutia (1850-1944). Todo este resurgir científico e intelectual se fue al traste con la Guerra Civil, y me atrevería a decir que difícilmente conseguiremos alcanzar semejantes cotas de relevancia científica, al menos en lo que a zoología se refiere.

La avispita en cuestión parece tener una distribución preferentemente levantina. La fotografié en el P.N. de Cabo de Gata (Almería) y la ha identificado nuestro querido amigo Leopoldo Castro.

Anuncios

Brachynema purpureomarginatum subsp. triguttatum

Esta Semana Santa hemos estado por Cabo de Gata, y entre otras cosas he tenido la ocasión de fotografiar esta chinche verde de gran tamaño sobre una quenopodiácea del género Salsola.

Las chinches del género Brachynema son típicamente mediterráneas, y en la Península Ibérica tenemos tres de las cuatro especies paleárticas existentes, todas ligadas a quenopodiáceas  y otras plantas halófilas.

Lo interesante de esta que os presento es que se trata de una subespecie conocida solamente del sureste de la Península Ibérica: Brachynema purpureomarginatum subsp. triguttatum. Fácilmente diferenciable del resto por el tamaño y forma de las tres manchas claras del scutellum.

Agradecimientos: Jan Tomàs y Faluke por la identificación de la especie.

Referencias: Ribes, J & Pagola-Carte, S (2009)

http://www.heteropterus.org/pdf/n7/Heteropterus_Rev_Entomol_7(1)_19-24.pdf

 

Las escolopendras en el “visu”

En la Península Ibérica tenemos 2 especies de escolopendras autóctonas: Scolopendra cingulata y S. oraniensis. La primera es más común que la segunda y fácilmente reconocible por las bandas negras transversales que presenta en la base de cada segmento (ver fotos).

Scolopendra oraniensis, sin bandas transversales negras (Autor: Faluke)

Scolopendra oraniensis, sin bandas transversales negras (Autor: Faluke)

Scolopendra cingulata, con bandas negras transversales (Autor: Faluke)

Scolopendra cingulata, con bandas negras transversales (Autor: Faluke)

Scolopendra cingulata es un “clásico” de nuestro visu, sin embargo, nuestros Tribunales a veces hacen alarde de no se sabe qué y nos sorprenden con cosas como Scolopendra morsitans, especie oriunda de África y Asia pero que está introducida en otros países (aunque de momento en España no hay citas).

Entonces llega la pregunta de siempre: ¿por qué se empeñan en preguntarnos por especies exóticas? La respuesta hay que buscarla en el coleccionismo, el cual es la causa de que a veces nos encontremos en los visus conchas de Filipinas o mariposas de Norteamérica. Los Tribunales, como digo, son unos cachondos.

Desde un punto de vista puramente taxonómico, para separar Scolopendra cingulata de S. morsitans hay que fijarse en el prefémur (parte de la pata en contacto con el cuerpo) de las últimas patas:

  • Prefémur de las últimas patas con 3 o 4 espinas ventrales: Scolopendra cingulata
  • Prefémur de las últimas patas con 5 o más espinas ventrales: Scolopendra morsitans

Pero claro, ¿esto quién es capaz de verlo en el visu? Nadie, así que no tenemos más remedio que jugárnosla con esto: Scolopendra morsitans suele ser un animal más robusto y de mayor tamaño que S. cingulata, la cabeza y hasta el segundo segmento pueden aparecer con una coloración  rojiza llamativa. Esto no es definitivo, ya que nuestra especie autóctona también puede adquirir colores llamativos durante la época reproductora, pero no hay otra forma sin observar el animal en detalle con una lupa. Además, los animales de colección pierden sus colores naturales, así que casi se convierte en un 50% de probabilidades de acierto. Me gusta ser sincero.

Scolopendra morsitans, con la cabeza y segundo segmento rojo (Autor: Roger Key)

Scolopendra morsitans, con la cabeza y segundo segmento rojo (Autor: Roger Key)

Con todo, mi consejo es aplicar esto:

1a. Sin bandas negras transversales a lo largo del cuerpo: Scolopendra oraniensis

1b. Con bandas negras transversales a lo largo del cuerpo: 2

2a. Cabeza y cuerpo del mismo color amarillento: Scolopendra cingulata

2b. Cabeza rojiza y cuerpo amarillento, animal grande: Scolopendra morsitans

Y en todo caso, si fallamos, tendremos medio punto por el género.

Diferenciando nuestros cangrejos de río más famosos…

En la Península Ibérica podemos encontrar hasta 7 especies  diferentes de cangrejos de río, a saber: Astacus astacus, Astacus leptodactylus, Pacifastacus leniusculus, Procambarus clarkii, Austropotamobius italicus, Orconectes limosus y Cherax destructor.

De todas ellas únicamente Austropotamobius italicus, antes conocido como Austropotamobius pallipes, se considera autóctono de nuestros ríos (aunque últimamente hay dudas sobre este aspecto). Todas las demás han aparecido como resultado de diferentes introducciones motivadas por fines comerciales.

En cualquier caso, las tres especies más habituales y objeto de este post son: el cangrejo rojo americano (Procambarus clarkii), el cangrejo señal (Pacifastacus leniusculus) y nuestro supuesto cangrejo de río autóctono de patas blancas (Autropotamobius italicus).

¿Cómo diferenciaremos las tres especies? De una forma sencilla pero poco precisa diremos:

  • Procambarus clarkii: cangrejo rojito y flaquito.
  • Pacifastacus leniusculus: cangrejo marroncito-verdoso, gordete y con una mancha blanquecina-azulada en las pinzas, las cuales son de color rojizo en su parte ventral.
  • Austropotamobius italicus: como el anterior pero sin esa mancha blanquecina en las pinzas.

Sin embargo, si las dudas nos acechan, podemos echar mano de esta clave de identificación sencilla:

  1. Color rojizo, con un espolón en la cara interna del artejo anterior al de las pinzas, éstas además son muy tuberculadas: Procambarus clarkii.
  • Color marrón, verdoso, sin espolón: ver 2.
  1. Con una sola cresta postorbital: Austropotamobius italicus (antes A. pallipes).
  • Con dos crestas postorbitales, y una mancha blanquecina característica en la cara interna de las pinzas (“señal”): Pacifastacus leniusculus.

Todos comestibles, por cierto, si bien unos más ricos que otros, jejeje… ¡que os aproveche!

Austropotamobius italicus: detalle de la cresta postorbital única (a) y ausencia de la mancha en las pinzas (Autor: Alberto Estefanía).

Austropotamobius italicus: detalle de la cresta postorbital única (a) y ausencia de la mancha en las pinzas (Autor: Alberto Estefanía).

Pacifastacus leniusculus: detalle de la coloración rojiza de la parte ventral de las pinzas (Autor: Ricardo Laorga).

Pacifastacus leniusculus: detalle de la coloración rojiza de la parte ventral de las pinzas (Autor: Ricardo Laorga).

Pacifastacus leniusculus: detalle de las dos crestas espiniformes postorbitales (a y a’) y la mancha característica de las pinzas (b) (Autora: Teresa Farino).

Pacifastacus leniusculus: detalle de las dos crestas espiniformes postorbitales (a y a’) y la mancha característica de las pinzas (b) (Autora: Teresa Farino).

Procambarus clarkii: detalle del espolón de la cara interna del artejo anterior al de las pinzas (Autora: Piluca Álvarez).

Procambarus clarkii: detalle del espolón de la cara interna del artejo anterior al de las pinzas (Autora: Piluca Álvarez).

Hoy tocan escarabajos… Oryctes vs. Copris

Son dos escarabajos, y es prácticamente lo único que tienen en común ya que ni siquiera pertenecen a la misma familia.

Oryctes nasicornis, única especie ibérica dentro del género, pertenece a la familia Dynastidae. Es el denominado “escarabajo rinoceronte” por la protuberancia que tienen los machos en el clípeo. Las hembras no tienen desarrollado dicho “cuerno”, queda a lo sumo un pequeño tubérculo.

Macho de Oryctes nasicornis (Autor: Jordi Clavell)

Macho de Oryctes nasicornis (Autor: Jordi Clavell)

Copris, género perteneciente a la amplia familia de los Scarabaeidae, presenta en la Península Ibérica dos especies: Copris lunaris y Copris hispanus que aprenderemos a diferenciar en otro post. En este caso, tanto las hembras como los machos presentan desarrollado el “cuerno” clipeal.

Para diferenciar estos dos escarabajos la primera cuestión que nos llama la atención es el color: negro en Copris y marrón rojizo en Oryctes. Pero además podemos observar que los élitros (el primer par de alas endurecidas) aparecen lisos en Oryctes y estriados en Copris.

Con estas dos reglas podremos diferenciar ambos escarabajos “rinocerontes”.

Hembra de Copris hispanus (Autora: Piluca Álvarez)

Hembra de Copris hispanus (Autora: Piluca Álvarez)

Catocala nupta y Catocala elocata

Dentro del enorme mundo de las mariposas “nocturnas”, una de las familias con mayor número de especies, casi 25.000, es la de los Erebidae. Dentro de esta familia encontramos mariposas francamente bonitas, como Arctia caja o Euplagia quadripunctaria o las que ocupan este post, las Catocala.

Las Catocala son mariposas con las alas anteriores muy crípticas, es decir, con colores de camuflaje que las hacen prácticamente invisibles si están posadas sobre la corteza de un árbol. Sin embargo las alas posteriores suelen tener combinaciones de negros y naranjas o rojos muy vivos, colores que en el “código de la naturaleza” indican peligro, los denominados colores aposemáticos.

Dos de las especies más comunes de Catocala, y que son susceptibles de caer en el “visu”, son Catocala nupta y Catocala elocata. Se diferencian bastante bien cuando vemos el diseño de las alas posteriores (ver foto). Ambas dos presentan las alas posteriores con una banda negra sobre un fondo rojo (flecha amarilla). Para diferenciar ambas especies hay que fijarse en esa banda intermedia negra:

  • Catocala elocata: la banda negra va atenuando su anchura hacia el borde interno del ala de forma suave.
  • Catocala nupta: la banda negra tiene un estrechamiento a la mitad de su recorrido.
Comparativa entre Catocala elocata (izda. ) Catocala nupta (dcha.)

Comparativa entre Catocala elocata (izda.  Autora: Esperança Alomar) Catocala nupta (dcha. Autor: Oscar Ventura)

Prueba de “visu” de Castilla y León 2015 (Palencia)

Aunque se trata de una versión provisional, hemos elaborado el listado de la fauna que creemos que cayó en la prueba de visu celebrada el pasado sábado 20 de junio en Palencia:

Spongia officinalis (PORIFERA) FOTOS

Rumina decollata (MOLLUSCA, Gastropoda) FOTOS

Rumina decollata (Autor: Jordi Clavell)

Rumina decollata (Autor: Jordi Clavell)

Perla marginata (INSECTA, Plecoptera). Adulto, especie en la que tenemos dudas. FOTOS

Myrmeleon formicarius (INSECTA, Neuroptera) FOTOS

Oedipoda caerulescens (INSECTA, Orthoptera) FOTOS

Gonepteryx cleopatra (INSECTA, Lepidoptera). Macho. FOTOS

Melitaea phoebe (INSECTA, Lepidopotera). Especie en la que tenemos dudas. FOTOS

Dasypogon diadema (INSECTA, Diptera). Macho. FOTOS

Dasyopogon diadema (Autora: Fani Martínez)

Dasyopogon diadema (Autora: Fani Martínez)

Buthus occitanus (CHELICERATA, Arachnida) FOTOS

Buthus occitanus (Autor: Jordi Clavell)

Buthus occitanus (Autor: Jordi Clavell)

Carcinus maenas (CRUSTACEA, Decapoda) FOTOS

Spatangus purpureus (ECHINODERMATA, Echinoidea). Sólo el caparazón. FOTOS

Chalcides striatus (CHORDATA, Squamata) FOTOS

Capreolus capreolus (CHORDATA, Artiodactyla). Cuerna. FOTOS

Cuerna de Capreolus capreolus (Autor: Fermín Torres)

Cuerna de Capreolus capreolus (Autor: Fermín Torres)

Felis silvestris (CHORDATA, Carnivora). Cráneo de gato doméstico. FOTOS

Llama la atención la ausencia de aves y de coleópteros. En nuestra opinión ha sido un visu, en relación con la fauna, con una complicación media-alta, con especies clásicas como Spongia officinalis, Rumina decollata, Gonepteryx cleopatra, Buthus occitanus, Carcinus maenas o Chalcides striatus, mientras que otras especies han sido seleccionadas pensando en los mejor preparados: Dasypogon diadema, Melitaea phoebe (estos grupos de ninfálidos no son sencillos de conocer de visu) o el plecóptero Perla marginata, suponiendo que se tratase realmente de esta especie.

Conclusión: acertar 7 especies de 14 no era difícil, pero incrementar esta ratio parecía reservado para aquellos mejor preparados. Espero que éste sea vuestro caso.

Eurydema ornata vs. Eurydema ventralis

El género Eurydema en la Península Ibérica presenta 11 especies, de las cuales nosotros, opositores, tendremos que conocer tres: Eurydema oleracea, E. ornata y E. ventralis.

De la primera hablaremos otro día ya que es muy diferente de las otras dos, las cuales pueden prestarse a confusión.

Para diferenciar de forma inequívoca Eurydema ornata de E. ventralis debemos fijarnos en la denominada mancha epipleural, ubicada justo en el borde externo de cada hemiélitro (parte dura, esclerotizada, del primer par de alas).

En Eurydema ornata dicha mancha es alargada, en cierto modo se difumina hacia la parte posterior del hemiélitro.

Eurydema ornata (Autor: Adela Ortíz Álvarez)

Eurydema ornata (Autora: Adela Ortíz Álvarez)

En Eurydema ventralis la mancha es pequeña, bien delimitada y con forma más o menos cuadrada.

Eurydema ventralis (Autora: Adela Ortíz Álvarez)

Eurydema ventralis (Autora: Adela Ortíz Álvarez)

Otra forma sencilla de diferenciarlas es observándolas con las alas abiertas: Eurydema ornata tiene la parte dorsal del abdomen de color negro, mientras que E. ventralis lo tiene de color rojo.

Género Graphosoma Laporte de Castelnau, 1833

En la Península Ibérica podemos encontrar dos especies del género Graphosoma, ambas dos clásicas del “visu”: Graphosoma lineatum y G. semipunctatum, fácilmente diferenciables entre ellas si observamos el diseño del pronoto.

Graphosoma lineatum (Autor: Jordi Clavell)

Graphosoma lineatum (Autor: Jordi Clavell)

Graphosoma lineatum presenta el pronoto con unas líneas continuas longitudinales desde la cabeza hasta la parte final del escutelo. En Graphosoma semipunctatum dichas líneas se interrumpen adquiriendo el aspecto de una serie de puntos negros en el pronoto.

Graphosoma semipunctatum (Autora: Piluca Álvarez)

Graphosoma semipunctatum (Autora: Piluca Álvarez)

De la más común de las dos, Graphosoma lineatum, se conocen dos subespecies, una de las cuales recibe el nombre de Graphosoma lineatum subsp. italicum, motivo por el cual se conoce también como simplemente Graphosoma italicum, admitiéndose típicamente ambos nombres.

Chrysolina americana Linnaeus, 1758

En estos días, las lavandas y romeros plantados en nuestros parques se ven invadidos, en mayor o menor grado por este precioso escarabajo joya llamado Chrysolina americana. A pesar de su nombre, es una especie de distribución europea, particularmente del sur, al igual que sus plantas nutricias (romeros, tomillos y lavandas).

Se reconoce fácilmente en campo sobre sus plantas nutricias por su coloración metálica de bandas azules y rojas, al modo de un jugador del Barça.

Chrysolina americana (Autor: Fernando Laguna)

Chrysolina americana (Autor: Fernando Laguna)

Podría confundirse con Chrysolina cerealis, menos frecuente y de tamaño parecido pero cuyas plantas nutricias son algunas especies de gramíneas. Además, y esto es importante para diferenciarlas, la punteadura de los élitros es claramente diferente: en Ch. americana la punteadura forma dos líneas paralelas exclusivamente sobre las bandas azules, mientras que en Ch. cerealis la punteadura recubre de forma homogénea ambos élitros y las bandas de color son más anchas.

Chrysolina cerealis (Autor: Lluís Pastor)

Chrysolina cerealis (Autor: Lluís Pastor)